sábado, 2 de febrero de 2013

Se produjo un súbito desplome de rocas y cieno, la ciudad vio sus murallas derruirse, mientras los heraldos anunciaban la llegada del enemigo. Mientras, en el interior de su oscuro cuarto, el filósofo cree haber alcanzado alguna certidumbre sobre el ser de la nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario