sábado, 2 de febrero de 2013

En cuanto el agua empezó a hervir, metió la mano. No se podía estar quieto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario