sábado, 2 de febrero de 2013

Se peinaba el bigote a las cinco en punto. Salía poco después, saludaba a la portera, abría el paraguas, daba largos paseos. Evidentemente, eran otros tiempos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario