sábado, 2 de febrero de 2013

Cuando Sócrates se miró aquella mañana al espejo empezó a cavilar sobre cierto lugar extraño en donde moraban las inefables ideas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario