sábado, 8 de diciembre de 2012

Desperté y vi sobre mí su rostro, su inconfundible odio, el cuchillo alzándose lentamente, la crispación de sus nervios, sus ojos ensangrentados, escuché el rechinar de sus dientes, le dije buenos días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario